Editorial: El corazón sobre todo

Brenda Graff y esa lesión que no le permite jugar. Fiamma Biaín y Candela Cortés Cardulli que están a meses de los tiempos establecidos para poder regresar. Geraldine Scheffer que también se quedó con las ganas. Las lesiones que aquejaron a jugadoras con varias Ligas jugadas y pese a no poder estar dentro, acompañan lo más cerca de la línea. Y otras bajas momentaneas -a quienes le deseamos también la mejor recuperación- que se dieron en el transcurso: Ana Laura Novelli, Bárbara Stanford

Alicia Casamiquela mirando atenta. Sentada, y a veces parada, atrás de la línea de fondo. Siete semifinales encima, tres finales ganadas en Liga, y palabras de aliento y apoyo para cada una de las chicas que ya hace años dirige su hija Paula para cuando salen a la cancha. ¡Qué mejor que la mujer emblema del vóley nacional esté presente en un momento histórico de la ciudad!

Marcos Hernández, de un lado para otro, charlando a veces con el Negro Medina o Ana Lía Ceola, previo o después de partidos. Delegados/as que juegan desde afuera, con uñas o cigarrilos de por medio, esperanzados/as en cada punto para buscar lo mejor para sus equipos.

Malala Serantes, que hace poco dejó de jugar en el máximo nivel, bien cerca de las canchas. Como también Marcela , fiel en el banco con Casamiquela teniendo en la memoria esas tantas Ligas ganadas dentro del rectángulo. Mariela Berlanda, la mujer del cuerpo técnico bancario: atención y compañía de la entrenadora de juveniles, siendo vital.

José Luis Rifourcat, temperamental, logrando otro suceso con sus chicas dejando nuevamente a Banco entre los ocho mejores del país. Eduardo Rodríguez, aclimatándose a La Plata, posicionó nuevamente a Estudiantes en los primeros planos. Paula Casamiquela, de carácter y con personalidad, campeona como jugadora y entrenadora de Gimnasia. Las voces de los tiempos de descanso o post partidos. Capitanes/as del barco.

Jugadoras que todavía tienen un poco más de tiempo en el colegio para poder terminarlo. Otras que hace poco egresaron y algunas que recibidas en facultades o con otros trabajos además, la pelean en cada pelota, entrenamiento y analizan cada uno de sus partidos para estar a la altura de cada uno de sus clubes. Originarias de la ciudad o de otras provincias. Del Norte, Centro o Sur, Litoral o Cuyo. Dejar a sus familias atrás o verlas cada meses o al año. De dedicarles horas y horas a lo que les gusta, esforzándose por el orgullo de vestir esos colores, número y escudo por encima del corazón.

La labor de cada cuerpo técnico, desde lo físico hasta lo psicológico. De alcanzarle esa botella de agua hasta la toalla. De palabras de aliento o ese «tomá, ahí te conseguí un caramelo para que tengas algo de azúcar». Esta vez no tener que armar la cancha, pero tienen en sus espaldas el compromiso de estar al detalle y buscar lo mejor para el conjunto.

Dirigentes que están acompañando, presentes, en el lugar y atentos/as. Personas importantes para sostener y darle continuidad a los buenos pasos que se están dando. Además, el vóley no es solo Liga Nacional: hay Metro, hay local, inferiores. Mucho, y entre tantas obligaciones el poder tomarse un tiempo para estar más allá de lunes a viernes en la sede social o lugares de entrenamiento denota el valor y entusiasmo que proponen en cada institución.

Ágata Natale, la fotógrafa y responsable en redes sociales de las Lobas. El transmitir lo que sucede en un lugar hacia tantas personas que están atentas del otro lado. Sin importar los colores de por medio, tarea vital en el mundo en el que vivimos hoy y enaltecer el esfuerzo de cada jugadora y ponerlo a la altura a nivel comunicacional. Ella, junto al esfuerzo dentro del cuerpo de Banco y Estudiantes que difunden lo propio hasta con videos en vivo que ni son obligatorios -quizás la gente se queja de por qué tal partido no se ve- y ellos lo llevan adelante desde su bolsillo.

El relator partidario de Gimnasia, Mariano, una radio parlante en un momento en donde parece que lo digital está por encima de todo y él con su amor y pasión lleva desde su lugar palabras hacia todo el mundo con aquel emblemático artefacto que transmite sensaciones o imágenes por sonidos. Pagani: si Pinasco es una radio parlante, él televisión. Con su cámara, llevándola para su programa partidario de Gimnasia. Como se dijo antes, por fuera de los colores, valores que se repiten año a año y esas personas también son parte del juego y tan común debe ser que terminan siendo únicas.

Que una familia entre a la cancha, un domingo soleado, con una vestida de Gimnasia y hermana y padre con remera de Estudiantes. Que haya vallado para separar cuando es casi toda la ciudad junta por un mismo propósito. Planificar cómo ir en tren, micro o subte. O coordinar con familias el poder viajar de ida o regreso, entre mates, charlas y cuentas de qué tiene que pasar si tal gana y otro pierde…

Que la atracción sea el primer partido del día. De generar y mostrar lo que es un enfrentamiento de rivales de antaño en uno de los tantos deportes que los tienen enfrentados. O que termine y quienes ya jugaron se queden un poco más viendo al otro elenco de la ciudad.

Un periodismo que debería vivir esta situación como una de las más importantes a nivel deportivo en los últimos años (único deporte quizás que llevó tres equipos platenses en torneo de primer nivel a fase final), pero en el lugar los medios no eran más que los dedos de una mano permiten contar. Orgullo y desilusión, el de poder estar ahí pero a la vez sentirse solos.

Alegría y tristeza. Saludos y miradas. Acompañamiento fiel de las personas que están siempre detrás de cada equipo, familia, amigos o amigas. Jugadoras y jugadores de otros clubes que se dieron una vuelta. Nerviosismo hasta último momento. Presiones y confianza. Experiencia y juventud.

Pasó quizás la semana más importante del vóley platense. Tres equipos en cuartos de final, en donde hasta podrían haber pasado dos a semifinales pero solo lo logró uno. Aunque acá, el resultado va por otro lado. Acá ganaron todos los clubes. El ya llegar a semejante instancia es algo histórico. Ojalá, si se llegara a repetir, el periodismo esté in situ y a la altura, algunos detalles no se repitan y esa lucha que defendemos por no más desigualdad en todos los ámbitos -incluído el deporte- no solo sean palabras sino también acciones como pregonan estas instituciones que luchan por ello en el día a día y hoy pusieron a la ciudad en lo más alto.

Por todo esto, estas chicas han demostrado -hicieron y seguirán haciendo- algo entre viernes, sábado y domingo: el corazón sobre todo.

Acerca de Sergio Pomares

🗣️ Periodista Deportivo UNLP (UNLP 2014). 🎤 Locutor nacional M13641 (ISER 2018). 🎓 Licenciado en Comunicación Social (UNLP 2019) ------------------- 🟡 VÓLEY 631 🟡 --------------------- Editor, redactor y community mánager de Vóley 631 (desde 2013). Productor y conductor de 631 TV. Productor, co-conductor y columnista de 631 Radio (FM 94.1 La Plata)

Ver todas las entradas de Sergio Pomares →

2 comentarios en «Editorial: El corazón sobre todo»

  1. Sergio te felicito por la editorial,refleja historias,replica situaciones familiares del vóley argentino, sea de tu ciudad La Plata como otras de Santa Fe, Córdoba , de las jugadoras que estudias y trabajan y que hacen esfuerzon increíbles por seguir su pasión!
    Ojalá que toda esta movida haga acercar más sponsors para que puedan mejorar la actualidad de este deporte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.