Las excusas no se televisan

El último partido de la serie final del vóley femenino, por la División de Honor, entre Gimnasia y Boca se jugará esta noche en Morón bajo un clima muy peculiar.


Poli-201Serán las 19.30 horas en La Plata, y este martes que recién comenzó vislumbra que será un hermoso día.  El sol que ilumina cada diagonal y avenida que presenta la ciudad, la temperatura que irá aumentando y 24 personas, divididas en dos equipos, esperarán que se haga de noche para que aparezca la luz artificial. Estas son todas mujeres, que se acercarán a calle 4 entre 51 y 53 para disputar un partido de vóley, que tiene en juego la copa que consagrará a un elenco como el mejor de la categoría. Todo muy lindo, pero el Polideportivo Victor Nethol, habiendo pasado un minuto de la hora estipulada, está vacío. “¿Cómo? No era que en todas las instancias (de los Play Off por el Campeonato) se disputarán al mejor de tres partidos, jugándose el tercero en cancha del mejor clasificado?”, pregunta un hincha fanático del deporte y consciente de las hojas del reglamento. “No”, le dice un compañero, “están en Morón, porque a las palabras se las lleva el viento”.

El hombre, esperanzado por ver una ‘apasionante final’ (así la remarcó cada medio que leyó y esa frase no se la sacó de la cabeza), se desilusionó. “¿Para qué ganar todo si terminás perdiendo tu derecho?”, mantuvo, mientras buscaba la alternativa para escuchar el partido, ya que estaba lejos del lugar del cotejo. “¿Morón? ¿Morón?”, se repreguntaba cuando le confirmaron donde era. “Voy para allá mejor, no me lo perderé a pesar de que es ilógico que no sea acá”, afirmó y salió en su auto hacia el lugar. Era claro, no sabía la dirección, ni cómo llegar y mucho menos qué camino tomar. La pasión no entiende de razones, y éste, que no es hincha de Las Lobas ni de Las Guerreras, llegó para el último set, ese que define el campeonato. “El viaje valió la pena, pero esto es un problema grande con pantalla chica”, cerró el estudioso del reglamento.

Gimnasia fue el mejor clasificado, y el tercer partido debía jugarse en su sede. Boca, que hizo de local en el segundo en Lomas de Zamora, ni se inmutó por la decisión tomada desde el escritorio. “¿Y el reglamento para qué está?”, sigue alardeando ese hincha que movió cielo y tierra para llegar a Morón, caso contrario de Las Lobas, que buscaron su derecho para que ese hombre no tenga que viajar tantos kilómetros para ver esta final. No sólo para él, sino también para defender esas 32 victorias (y consecutivas) que les valieron ser las mejores en el torneo pasado y la posibilidad de ser locales en este. El lugar no es el indicado y la primera batalla la perdieron. Como en la serie, les quedan dos más: una ante Las Guerreras, pero la otra ante quienes borraron con el codo lo que se escribió con la mano.

Fay Justo Santa María de Oro al 3530, Morón. Para muchos, una dirección, para otros, el lugar de la batalla. Qué otros, otras, porque son mujeres las que estarán defendiendo sus colores. Allí, cuando termine Boca – Lomas por la segunda final de los caballeros de la División de Honor, las de Paula Casamiquela y las de Eduardo Allona se enfrentarán por el título, mientras que en el Polideportivo albiazul haya algunos que estén viendo el partido por TV. Claro, porque va televisado. Pero he aquí otro problema: las excusas no se televisan, y esa es ‘otra regla’ que se rompió.

One Comment

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.