Relato de viaje: la noche soñada de Banco Provincia

Pasadas las 19 comenzaron a caer las primeras gotas en City Bell. La gente se agrupaba esperando al micro que los llevaría hasta Mataderos, a ver el partido más importante del año. Finalmente, a las 19:30 partieron.

El colectivo de los hinchas, repleto de jugadoras de las inferiores, familiares y amigos fue pura alegría. Los cánticos se multiplicaron y los rostros de las menores se tiñeron de verde, blanco y negro. La lluvia continuó y llegaron a Glorias Argentinas con banderas, bombos y redoblantes para alentar a su equipo.

El partido fue el soñado. Banco ganó 3-0, despachándose con un gran nivel. Desde la tribuna se vivió como una final y sobre el cierre se armó el festejo en la cancha. Espuma y agua volaron por el aire para impactar en los rostros de las jugadoras. En el gimnasio se respiraba alegría, mientras no paraban de saltar, cantar y festejar. Los abrazos fueron interminables y las lágrimas no tardaron en llegar.

Pero no terminó allí. Jugadoras, cuerpo técnico y simpatizantes compartieron micro. Un carnaval se desató dentro del colectivo que las llevaba a cenar. No entraba un alma más y los cánticos continuaron.

1656006_10205192126513608_3883014149244604330_nLuego de la negativa de dos casas de comidas, caminaron cantando y festejando bajo la lluvia de Mataderos buscando un lugar para comer. Los rostros continuaban pintados y felices. La pizzería que los acobijó sintió el calor de Banco Provincia. A pesar de estar dentro del local, los cánticos no cesaron.

Mientras comían pizza, las 60 personas siguieron festejando. Hicieron un brindis y continuaron cenando. Alguna que otra jugadora y parte del cuerpo técnico se animaron a expresar su felicidad en palabras emotivas. Todo era risas y alegría.

Y el festejó continuó. Cerca de la 1:30 de la mañana emprendieron la vuelta. La mayoría de las jugadoras lo hicieron en combi, mientras que cuerpo técnico, simpatizantes y las restantes deportistas lo hicieron en micro. Allí continuó el festejo, con cánticos y música. La espuma tomó mayor importancia y permaneció durante todo el viaje.10834761_10152965944026264_515761489_o

El recorrido finalizó a las 3 de la mañana en City Bell, con una lluvia torrencial que no cesó en ningún momento. Después cada jugadora habrá continuado con su festejo. En su casa o en un bar, solas o acompañadas, pero con una sonrisa en la cara, sabiendo que cumplieron el sueño. La sonrisa y la felicidad perdurarán por mucho tiempo, en un día inolvidable para Banco Provincia.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Crear es mejor que copiar