Armendano, el juvenil «platense» que es uno de los mejores atacantes del vóley universitario de EEUU

En su segundo año en los Mustangs en Iowa, el formado en Universitario de La Plata toma todo tipo de recaudo entre su trabajo y estudios. Por ahora no puede jugar motivo de la pandemia, pero es parte del CT femenino y ellas sí vuelven a tener rodaje.

Su último paso por el vóley argentino fue a mediados del 2019, donde dejó su club formador Universitario de La Plata para seguir su carrera y estudios en Estados Unidos. Siendo la opción para juveniles, el vóley universitario fue la opción para el Funebrero que hoy continúa siendo parte de los Mount Mercy Mustangs de Cedar Rapids, en Iowa. Julián Armendano (20) es considerado uno de los mejores atacantes de la División 1 de la NAIA (Asociación Nacional de Atletas Intercolegiales).

Nacido en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires pero en La Plata desde chico, el ex-Boca Juniors está con ansias de regresar a una cancha y jugar al vóley. Armendano fue dos veces de los mejores atacantes de la última semana de juego en Estados Unidos, allá por la mitad de febrero de este año. Y durante la primera temporada, tres veces Defensor de la semana. Ya lleva, en total, 53 partidos entre ambas temporadas y pudieron ser más pero la pandemia detuvo todo.

Entrenar todos los días en momento de temporada, tener dos o tres juegos de conjunto y zapatillas que te brinda la Universidad, viajes de casi cinco horas y dormir en hoteles. Pero para todo eso, una regla: «Si no tenes buenas notas, no podés jugar«, afirmó el aspirante a administración de empresas.

¿Qué es la NAIA, la Asociación que organiza los torneos donde juega Armendano?

NAIA (The National Association of Intercollegiate Athletics) controla y dirige programas deportivos universitarios principalmente en Estados Unidos, aunque también lleva instituciones fuera de EEUU como por ejemplo en Canadá.

NAIA está formada por más de 250 universidades y 21 conferencias. La asociación NAIA es más pequeña en tamaño que la NCAA. NCAA está compuesta por tres divisiones mientras que NAIA está formada por dos divisiones. Como referencia, normalmente una universidad de la división 1 de NAIA es comparable a una universidad de división 2 de NCAA.

Y desde Estados Unidos, el voleibolista «platense» contó cómo vive estos momentos y qué experiencias le viene dejando el jugar en el vóley universitario de norteamérica. «En mi primer año, aunque me costó acostumbrarme, nos fue muy bien: llegamos a la final de la conferencia por primera vez en la historia de la Universidad y quedamos entre los primeros 10 del país, también por primera vez en la historia de la Universidad», resaltó el atacante surgido en el Funebrero.

Julián Armendano, mano a mano con Vóley 631

Vóley 631: ¿Cómo llevas este momento sin juego? ¿Podes entrenar o cómo te las arreglás?

Julián Armendano: Nosotros estamos sin juego hasta enero porque el torneo de hombres es de enero a mayo: fue una pena que nos suspendieran en marzo cuando estábamos jugando a un nivel muy bueno.

Recién esta semana empezamos pretemporada y bastante tranquilo, mucho global y muchas pesas. A fin de mes vamos a empezar con entrenamientos más serios, encarando el torneo.

Todos los años tenemos amistosos en octubre pero con todo lo que está pasando no creo que eso vaya a ser posible.

631: ¿Algún trabajo a la par del estudio? ¿Cómo es el hecho de jugar, trabajar y estudiar a la vez?

JA: Por ahora estoy trabajando en el gimnasio de la Universidad y estoy de ayudante en el equipo femenino de vóley de la Universidad. La NAIA no suspendió los deportes, así que ellas por ahora arrancan el torneo la semana que viene.

631: ¿Cómo te sentís en el voley de EEUU? ¿Cuánto has crecido o aprendido allí?

La verdad que son experiencias unicas. Las cosas que hacen los americanos son muy distintas al resto del mundo y es algo interesante para vivir.

Al mismo tiempo me parece un plus que acá se puede estudiar trabajar y jugar un deporte al mismo tiempo: en Argentina vi muchos jugadores de vóley dejando de jugar porque no tenían tiempo por la facultad.

Acá, al estar representando a la universidad y recibiendo una beca deportiva, le dan mucha importancia a los jugadores pero obviamente la facultad va primero: si no tenes buenas notas, no podés jugar.

631: ¿Cómo se dio tu llegada y qué diferencias consideras dentro de lo parecido con el juego en Argentina?

JA: El voley en Estados Unidos está creciendo más y más, y con jugadores de todos lados.

Nuestro rival más cercano es Grand View, que si no sale campeón llega a estar entre los primeros tres todos los años. Traen puros jugadores internacionales como por ejemplo un ex jugador olímpico de Cuba, entre otros.

La verdad que crecí mucho acá pero lo que mas aprendí de vóley sigue siendo en Argentina, con Juani Iglesias en Universitario y con Gonzalo Barreiro y Oscar (NdR: Boca). Eso es lo que tiene Argentina, a diferencia de acá: hay muy buenos entrenadores

Y las diferencias entre el vóley de acá y Argentina, te cuento: acá las entradas en calor, por ejemplo, son de una hora y tenés toda la cancha para hacer lo que querés de cinco a 10 minutos intercalando entre los dos equipos; el líbero puede sacar por uno de los centrales, la pelota puede tocar el techo siempre y cuando quede en tu lado y tenés muchos más cambios por set que en Argentina.

631: ¿Cómo calificas de que sea opción para varios jóvenes que desde Argentina van para EE.UU.?

JA: Venir a Estados Unidos es algo muy bueno para la vida de los deportistas, por lo que te decía: podés jugar y estudiar, muchos jugadores no van a la facultad por querer jugar un deporte pero después de eso no tienen ningún titulo ni nada para seguir con su vida.

En cambio acá podés recibirte y empezar a trabajar o seguir jugando y si te querés retirar tenes la opción de usar ese titulo para trabajar

631: ¿Y qué detalles te impactaron o resaltás?

JA: Cuando yo llegué acá, no estaba acostumbrado a muchas cosas: las reglas por ejemplo, o que todo sea tan serio y profesional. Nadie falta a ningún entrenamiento o partido, el club te da ropa para entrenar, dos o tres camisetas de juego, conjunto y zapatillas para jugar.

Tampoco estaba acostumbrado a viajar tanto por un partido: jugué toda mi vida en la Metropolitana, que lo más lejos que vas es a dos horas. Acá viajamos cinco o seis horas por un partido. Y nos quedamos en hoteles de buena calidad cada vez que viajamos. Y al otro día, volvemos.

Este año teníamos partidos en California, en donde nos íbamos a quedar una semana pero suspendieron el torneo tres días antes.

631: Para cerrar, llegó otra platense y amiga como Delucchi por ahí no más…

JA: Me imagino que debe ser muy duro para jugadores que acaban de venir como Martina Delucchi, que es una de mis mejores amigas, y no poder jugar hasta anda a saber cuando.

Nosotros estamos rezando para que nuestro torneo en enero no se suspenda.

Fotograría: Mount Mercy Mustangs

Acerca de Sergio Pomares

🗣️ Periodista Deportivo UNLP (UNLP 2014). 🎤 Locutor nacional M13641 (ISER 2018). 🎓 Licenciado en Comunicación Social (UNLP 2019) ------------------- 🟡 VÓLEY 631 🟡 --------------------- Editor, redactor y community mánager de Vóley 631 (desde 2013). Productor y conductor de 631 TV. Productor, co-conductor y columnista de 631 Radio (FM 94.1 La Plata)

Ver todas las entradas de Sergio Pomares →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.