Interesante propuesta de ARVA: donación de materiales deportivos a Escuela Secundaria

La N°78, institución educativa con el vóley como importante actividad recreativa, recibió pelotas y una red en el plan que organizó la Asociación platense, berissense y ensenadense y los clubes para unir con el deporte más allá de la cancha.

Si se llega a la Escuela Secundaria Básica N°78 de Melchor Romero, La Plata, se verá que en la hora de actividad deportiva hay dos redes tendidas a dos metros del piso y misma cantidad de pelotas. Sí, los chicos y las chicas de dicho establecimiento educativo juegan al vóley en un barrio en donde no se fomenta el mismo ya que no hay clubes que lo practiquen. Y tanto ellas como ellos, han logrado podios en certámenes locales.

La N°78 queda en 517 entre 173 y 174, a casi unos 40 minutos del centro platense. Y pese a esa distancia, las sonrisas se vislumbraban a lo lejos con el material deportivo que les llegaba como donación. Es que la Asociación Regional de Voleibol Amateur (ARVA) propuso un plan para esta temporada y se concretó en la tarde del miércoles. Se llama ‘ARVA va a la escuela’.

Las instituciones que tuvieran pelotas en uso pero en buen estado podían cambiarlas por dos nuevas como así también alguna que tenga que variar su red. Y con ellas, cedidas por diferentes clubes de la Asociación (que nuclea a La Plata, Berisso, Ensenada y alrededores), se iba a establecer un contacto con autoridades escolares para concretar un punto de entrega de los mismos.

Y el momento llegó a finales de octubre, siendo la N°78 el lugar de destino. Ahí, desde hace tiempo que vienen practicando vóley y con buenos resultados además. Aunque no todo tan bueno: comentaron que hace tiempo que no llega el dinero ni material deportivo desde los entes gubernamentales, por lo que practicaban con lo poco que tenían.

10 pelotas y una red fue lo que llevó la Asociación, presidida por Osvaldo Sumavil, y acapararon toda la atención del patio que da a la calle 517. Aplausos, sonrisas y de lleno a buscar las esféricas para jugar. Esas baldosas de cemento se hicieron sentir con los repiqueteos de las pelotas, que fueron de un lado para el otro en esos últimos minutos de las 14 horas.

Tanto la directora Laura Graciano como el profesor Juan Pablo Sánchez Trepes se mostraron agradecidos/as por la gestión y la donación. Sin dudas, un acto para replicar, para sumar a más estudiantes a la práctica deportiva o que tengan iguales de condiciones en todos lados más cuando la ayuda gubernamental que debería llegarles no aparece…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.