Alejandro Kolevich, desde Alemania: “Estoy muy feliz por esta oportunidad”

El platense dialogó en exclusiva con Vóley 631, tras su arribo al Volleyball Bisons Buhl como entrenador asistente. “Es una etapa de experiencia y aprendizaje”, aseguró el también armador del segundo equipo germano.  

El protagonista de esta historia se encuentra en Baden Baden, ciudad situada al suroeste de Alemania. “Es difícil alejarse de la familia y seres queridos, pero muy enfocado en aprovechar al maximo esta experiencia”, afirmó Alejandro Kolevich en exclusiva a Vóley 631, tras arribar hace ya algunos meses al Volleyball Bisons Buhl -TV Buhl 1847 eV-, como asistente del tucumano Rubén Wolochin.

De un momento a otro, mientras jugaba en la UBA, partió rumbo al Viejo Continente. “La posibilidad de que el entrenador sea argentino, generó el contacto. Rubén me conocía como jugador y por mis años de trabajo en Buenos Aires. Hablamos, me gustó la idea y acá estoy”, sostuvo. Esto facilitó el periodo de adaptación, “hace que uno se exprese mejor”, aunque los directivos y managers “son muy cordiales y presentes en todo”, reconoció el Tata, con paso -como entrenador- por Ciudad y Universitario.

En el rol de co-trainer, entrenador asistente, se encarga “desde los análisis, informes y video, para planificar mejor los entrenamientos”. También da “una mano” en la preparación física: “Convivo con el profe, así que estamos siempre tratando de ayudar al otro en el trabajo”.

El trabajo de la Gerencia del Club y la de los empleados operativos es “muy bueno, quizás nosotros no estemos tan acostumbrados”. “Ellos son muy ordenados, eficientes y trabajadores, pero nosotros también lo somos, con diferencias, pero tenemos mucho que aportar. Las estructuras y sentimientos de club que nosotros tenemos, acá no se ve de la misma manera. Es experiencia y aprendizaje”, contó el recibido en la Universida Nacional de La Plata.

Uno de los aspectos más llamativos para Kolevich, es la difusión que tiene la disciplina: “Tenemos una encargada de prensa, clave en el “meetings” con sponsors y eventos sociales. Nos permite a estar enfocados en nuestra tarea pero también nos hace muy visibles en la sociedad”, explayó con mucho entusiasmo.

Pasando al plano competitivo, el equipo cuenta con una base de jugadores locales -menores de 22 años- para “mantener el arraigo en la ciudad y en el país” y seis extranjeros (entre ellos, Tomás Ruiz y Bruno Lima). “Esto aporta una multiculturalidad muy linda, un desafío diario con historias y concepciones de un chico de California, San juan o de Tirana: son diferentes pero el voley nos une y nos iguala en el equipo”, indicó.

La educación de los chicos alemanes me llamó mucho la atención, te asombra. Para mí, es enseñar y aprender y estoy aprendiendo mucho”, resaltó. A la hora de evaluarlos en cancha, “tienen un buen biotipo, son fuertes, pero les cuesta en recepción”. “El trabajo la precisión y distribución del ataque con los armadores son acciones que debemos mejorar”, admitió.

Ya en plena competencia, tanto Kolevich como el Volleyball Bisons Buhl se plantearon varios objetivos: “Armar el equipo más competitivo”, aspirando a alcanzar las semifinales y la final de la Copa Alemania, “el evento de vóley más importante”, siempre corriendo desde atrás a los favoritos Berlin y Friedrichshafen.

La “frutilla del postre de su estadía en tierra germana es la continuación de su etapa como jugador: “Empecé a jugar en el segundo equipo (NDR: milita en Quinta División) para dar una mano en la organización de inferiores, así que muy contento. La verdad que he jugado mucho y más cosas de lo que esperaba”, reconoció el armador que supo disputar los torneos más importantes de Argentina, desde División de Honor, Liga A1 y Liga A2, ascendiendo recientemente a la A2 con FUNDATEC.

Sobre el final, Alejandro Kolevich reflexionó acerca de su presente: “Esta oportunidad es un paso importante en mi carrera como entrenador, espero que me queden muchos más”. “Empecé con minivoley en Universitario -con 18 años- con la que hoy es la novia de mi hermano Joaquín (NdR: Candela Cortés Cardulli), la iba a buscar a la casa a las 08 para que juegue los torneitos en ese entonces”, rememoró. “Después, todos los años vividos en Ciudad fueron hermosos, un Club y un proyecto que disfruté y aprendí mucho“, concluyó.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Crear es mejor que copiar