A 10 años de la gloria

En 2008, Universitario lograba su primer -y hasta ahora único- título de División de Honor. Jugadores como Hatrick, Arrúa, Campaña, los Iannicelli; un plantel a cargo de Rafael Lozano.

Fotografía: Somos Vóley.

Se les había negado en 2005 -ante River- y 2007 -versus Boca. Para ese entonces, Universitario había perdido a algunos jugadores que se fueron a jugar a otros lados. Pero 2008 fue un año distinto: todos querían salir campeones. Desde Rafael Lozano -entrenador- hasta el canchero. Lucharon palmo a palmo con Boca, desde la Fase Regular en donde quedaron segundos hasta en las finales.

Universitario, entre la década del 90 y los primeros años del nuevo siglo era uno de los equipos más difíciles del Metro. El venir a La Plata era complicado, decían jugadores que pasaron por ese entonces en el principal certamen del país. Es que hasta que no se instauró fuerte la Liga Nacional, el Metro era el Metro. Todos querían jugarlo. Todos querían ganarlo. Y fue el único equipo del club que ganó un título de la máxima categoría en donde participa.

Aquella noche del 9 de septiembre. El gimnasio de vóley colmado. No solo por los hinchas. Estaba la televisión, ahí montada encima del área de control. El piso taraflex sobre el parquét -detalle, porque en el primer partido no estuvo. Un ambiente en el que se respiraba más allá del vóley, era todo un club apoyando al equipo que podía hacer historia.

Lozano, ahí con su campera beige haciendo juego con su pantalón y zapatos. Grianta, con la indumentaria oficial, detrás, anotando, y Boschi -ya sin la campera y de rojo- atento. Había tanta gente que algunos se pusieron casi a la altura del banco de suplentes de Boca para ver el partido. No cabía ni un alfiler…

Banderas, telas negras, blancas. Si hablamos de tiempo, hasta se puede decir dos logos de la Federación atrás. Venían ya de tres partidos: el primero, en el Quinquela Martín, para Boca; en La Plata y luego de visitante, la U dio vuelta la serie. El cuarto encuentro era su chance para aprovechar.

Jugaron con aquella famosa camiseta negra, de un escudo contorneado por un óvalo a la altura del pecho. Algunos vivos blancos acompañaban a la indumentaria del Funebrero, al Negro.

La noche había comenzado 2-0, pero el descuento de Boca preocupo a propios y extraños. Pero en el cuarto del cuarto, Hatrick fue quien cerró la noche con un potente servicio.

Y la foto representa esa unión que caracteriza al Club: juegue quien juegue, el femenino o el masculino estará alentando ahí en la cancha atento a lo que pase. Como en ese festejo, en donde las jugadoras que por ese entonces eran parte del Funebrero estuvieron apoyando en un momento histórico para el Club.

 

El recuerdo, por los protagonistas

Sebastián Grianta

Rafael Iannicelli

Mauricio Arrúa

Gonzalo Campaña

 

El plantel campeón

Mauricio Arrúa -capitán-, Rafael Iannicelli, Juan Pablo Hatrick, Tomás Palladino, Nicolás Oroz, Gonzalo Campaña, Pablo Lazarte, Nicolás Ybars, Agustín Iannicelli, Juan Garabats, Alejandro Kolevich, Andrés Martínez, Sebastián Leoy y Pablo Bengolea. DT: Rafael Lozano. AC: Sebastián Grianta. PF: Julio Boschi.

 

Agradecimientos: Somos Vóley.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Crear es mejor que copiar