Paula Casamiquela: “Vamos al Sudamericano con ganas de volver a hacer historia con Gimnasia”

La DT de las Lobas habló en exclusivo con Vóley 631, a menos de 48 horas del debut. “El plantel no está en su plenitud por tener jugadoras en recuperación, pero éste torneo te inyecta una adrenalina especial, es único”, afirmó. “Volcaremos todo lo que tenemos para tratar de complicar y sorprender en Brasil”, aseguró.

Los bolsos todavía estaban en el asfalto, detrás del transporte que las iba a llevar al Aeropuerto. En ese lugar en donde Gimnasia, mejor dicho las Lobas, tomarían vuelo para ir a Sao Paulo y de ahí combinación a Belo Horizonte. Mientras cada una de las jugadoras subía al cómodo micro de color blanco, Paula Casamiquela se acomodó bajo la sombra de uno de esos grandes árboles que casi tapan el sol de la calle 4. La calle de la Sede Social de Gimnasia, en un domingo muy tranquilo en La Plata. Y allí estuvo Vóley 631.

“Una expectativa enorme”. Pensativa, mientras Hernán Paladino coordinaba y Marcela Ré contaba que ninguna falte, la entrenadora de Gimnasia cruzaba los brazos y luego los volvía abrir. Entre palabras y sonrisas por representar a su club. Palabras basadas en confianza y también experiencia, esa que ganó dentro y fuera de la cancha.

“No estamos con el plantel en plenitud porque algunas están en recuperación. Hubiese sido mejor jugarlo más adelante pero éstas son las fechas”, afirmó. “Tanya (Acosta), Fernanda (Melo), Alejandra (García Croquer) y Marcela (Ré) están a un 40 o 50 por ciento físicamente, y el resto del equipo a un 70”, reconoció. “Ésto te da rodaje para la Liga, para estar a punto, y además éstos campeonatos te inyectan una adrenalina especial, única”, agregó.

Casamiquela sabe, conoce. La familia Casamiquela es sinónimo de vóley. Allí también estaba Hernán ayudando, como siempre, y más tarde se uniría Alicia, la madre. Sinónimo de vóley pero también de Gimnasia. Y las Lobas ya han jugado éste tipo de torneos pero quieren más. “Vamos a tratar de hacer historia subiendo al podio: será difícil pero es la idea, con ganas de volver a eso”, remarcó la DT.

En 2000 jugaron el primer Sudamericano y lograron el cuarto puesto, en Brasil. Al igual que en el 2016, en La Plata.

“Ansiosas, con ganas y bien -a pesar del traspié con Banco-“, Gimnasia “sabe de los sacrificios que hay que hacer” y qué “objetivo” tiene. Enfrente tendrá primero a Universitario San Simón de Bolivia (“no tenemos noción de cómo juega el equipo boliviano”, contó Casamiquela) y Rio de Janeiro. Éste ultimo, archireconocido.

“Vamos a salir a jugar y hacer la guapeada”, afirmó Casamiquela por sobre Rio. “Le voy a decir a las chicas que juguemos por tiempo, que nos olvidemos del tablero. Estamos a años luz de Brasil, y vamos a tomar la mayor experiencia y volcar todo lo que tenemos para tratar de complicar y sorprender“, sumó.

Casamiquela no se escondió y también valorizó a su equipo. “Quizás ellas piensan que somos un partido fácil, pero no lo vamos a hacer”, tiró. Y recordó lo hecho en el 2000: “En el Sudamericano de Joinville contra BCN (NdR: campeón), le sacamos un set y nadie pensaba que se podía. Pero lo hicimos”.

Ya faltaban minutos para las 13, y poco tiempo para la salida. “Carolina y Sol (NdR: las Onofri) van a estar en Aeroparque”, se escuchó de fondo. Eran las únicas que allí no estaban. Un viaje a Brasil que se repitió luego de 17 años, en donde su madre -Alicia- era la DT. “Ella es la embajadora de Gimnasia. En Brasil la conocen, nos conocen, saben todo. Seguro ella baja del avión y ya están los micrófonos cerca de ella”, destacó, sonriendo.

“Siento una emoción terrible de seguir siendo parte de ésta historia. Cuando jugabamos afuera, no era la bandera Argentina la que flameaba, era la bandera de Gimnasia la que estaba con el himno de nuestro país. Gimnasia es mi país, mi club, mi familia. Y traspasar la frontera y poner a Gimnasia en lo más alto es un orgullo”, sostuvo con emoción.

Y en el cierre, declaró: “Representamos a Gimnasia, a la ciudad y al país. Es triplicada la representación”.

Tras la fotografía oficial previo a la salida y a reunirse todas en el aeropuerto, Casamiquela como toda la delegación emprendió viaje a una nueva aventura azul y blanca que aterrizará en tierras cariocas. El objetivo es estar en el podio, y para ello “habrá que jugar”.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.