“Tenemos que devolver a la U al lugar que merece”, reconoció el jugador y DT Mastantuono

Universitario descendió en Mayores con ambas ramas, pero logró un ascenso en Inferiores con la femenina y quedó muy cerca en la masculina. “Es difícil hacer un balance del año teniendo la salida de Sarti”, reconoció el armador, pero ahora el objetivo es “focalizarse en los más chicos” y “subir categorías por la trayectoría de éste club”.

Fotografía: NMB.

“Es difícil hacer un balance luego de la salida de Ronald (Sarti) del club”. Así planteó Nicolás Mastantuono el inicio del racconto del 2017 del Cub Universitario de La Plata, que a mitad de año dejó de contar con el hombre que se encargó -y se puso al hombro- por tres temporadas de ambos planteles de Mayores. La U no terminó de buena manera en los principales torneos que disputó a nivel metropolitano (descensos), pero los logros se dieron en Inferiores: las chicas volvieron al Nivel B y los chicos estuvieron muy cerca de ascender. Y el armador no sólo es jugador sino que también es entrenador de las juveniles.

“La salida de Ronald impactó porque nos agarró a mitad de competencias (NdR: el venezolano fue escogido para dirigir a su Selección Nacional). Sabíamos que ya en División de Honor no se podía dar ni medio punto de ventaja y creo que esa fue una gran ventaja que tuvieron los equipos que jugaban con nosotros: por lo que representa Ronald para el club y por la identidad de juego que estaba agarrando el equipo luego de tres años de trabajo”, formuló Mastantuono sobre su planteo inicial.

Mastantuono no esquivó lo que se viene dentro de pocos días: el 2018. “Desde ahora, tratar de buscar los ascensos que quedan para volver a donde supo estar Universitario hace dos años, pero sin dejar de pensar en que los Mayores también tenemos que subir a las categorías que merece el club con tantos años de trayectoria en la Metropolitana”, sostuvo.

Año masculino

El equipo masculino estuvo cerca de jugar la final de la Copa Chulo Olmo, que pudo haber sido su segundo título luego de aquel en 2008. Tras salida de Sarti, se hicieron cargo Pablo Churín y Juan Martín hasta finales del 2017. Terminaron jugando Play Out y quedando a un par de puntos del último que se salvó. Fue un certamen donde la diferencia de planteles por lo económico y contar con más jugadores de Liga, costó.

“Nunca vamos a poder volver 10 años atrás”, reconoció en relación a aquel 2008 donde el equipo fue campeón. “En ese momento, el club tenia grandísimos jugadores compitiendo en la elite argentina, y también contaban con un entrenador (Rafael Lozano, con Sebastián Grianta y Julio Boschi) que hace años estaba y el equipo sabía a lo que jugaba. “, continuó. “Se puede buscar ser similar, con gran trabajo y sacrificio, pero hoy todavía no hay un entrenador definido ni jugadores que van a disputar el torneo de Primera”, tiró.

“Con los torneos empezados fue muy difícil conseguir entrenador. Además, luego de casi tres años de trabajo con Sarti estábamos terminando de definir la identidad de juego y el que no haya podido seguir fue un claro motivo por el cual no se pudieron conseguir los resultados que necesitábamos en ambas ramas para permanecer en las categorías obtenidas el año pasado“, afirmó en cuanto a la importancia del entrenador. Sarti pasaba horas y horas en el club, y hasta se encargó de buscar por aire y tierra jugadoras al plantel de Primera en ayuda de Navazo. Pero era su posibilidad de dirigir internacionalmente, sumado también a la diferencia económica y de nivel, ya que el siempre estuvo arraigado al Funebrero desde su pasado como jugador.

Y en relación a las Inferiores, contó que “se hizo un buen trabajo” ya que “estuvieron muy cerca de cumplir el objetivo que era ascender a la categoría A”.

Año femenino

A ellas también se les fue el entrenador, ya como se planteó Sarti estaba con ambos planteles. Pero en su caso, optaron por un entrenador que ya estaba en el club pero en Inferiores masculinas: Álvaro Ferrero, junto a Juan Ignacio Iglesias. Tuvo un certamen, ya en juego, con cada vez más juveniles y apostó a ellas, más jugadoras con más experiencia que se quedaron como Ayelén Navazo y María Victoria Cantero. Y por la amplia diferencia de puntos con el único equipo que se salvó (Banco Nación), hasta ni jugaron los tres últimos equipos porque era en vano.

Mastantuono es el entrenador de las categorías más grandes dentro de las Inferiores, desde Sub 17 para arriba, ya que abajo está Marcos Mayer. Por ende, conoce bien a las que sostuvieron el año en Primera con triste descenlace para ellas pero también a quienes lograron campeonatos en Nivel C: el equipo de Sub 15 y Sub 19, sumado al ascenso de toda la Tira.

“Desde el descenso el año anterior, nos propusimos objetivos claros y para lograrlos íbamos a tener que trabajar mucho y así fue: se notó un gran crecimiento de las jugadoras y trabajaron muy bien durante todo el año para lograrlo”, sostuvo respecto a las más chicas.

“El trabajo realizado terminó dando sus frutos: muchas chicas jugando en categorías mas grandes y pudimos cumplir el objetivo de volver a Nivel B”, mantuvo el armador. Y agregó: “También pudimos contar con la presencia y ayuda de José Fotia (NdR: experimentado entrenador, asistente e instructor para los cursos de los mismos) que sirvió mucho para poder mantener la línea de trabajo”.

Para 2018, en juveniles jugarán de nuevo en Nivel B pero en Mayores en Segunda División. Mastantuono, sobre ello, indicó: “Hay que seguir trabajando como se hizo este año, aunque fue una lastima descender pero era inaguantable la permanencia con un equipo que tenía más de la mitad del plantel de jugadoras inferiores, contanto solo con dos mayores”.

El foco va a seguir puesto en las Inferiores y tratar de poder sumar más jugadoras a la rama. Después, con un buen trabajo y con la cantidad de jugadoras que contemos, se buscará lo mejor para todas sin tener que saltar etapas en la preparación deportiva, que con la cantidad de partidos que se disputan en todo el año se planificará desde principio de año. Y si podemos, armar planteles largos en la mayoría de las categorías que sumen la mayor cantidad de horas dentro del club, ya sea en entrenamiento o partidos”, sumó.

Y para el cierre, remarcó: “Siempre cuando se realiza el deporte, el objetivo se pone alto buscando resultados. Pero teniendo en cuenta el buen 2017 para las Inferiores, vamos a seguir poniendo énfasis”.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.