“El equipo entrenó como jugó y por eso fue un año bárbaro”

Rifourcat, entrenador y director deportivo de Banco Provincia, se mostró “satisfecho y agradecido” con el tercer puesto en su segundo año en la categoría. Fue un 2017 de “muchísimos partidos” que las tuvo a sus dirigidas entre las seis mejores en su primera Liga, campeonas en Villa Ocampo, Sub 19 y 21 en Inferiores, y por momentos hasta líderes en la Fase Regular de División de Honor. “Cada vez son más Guapas”, resaltó el DT.

Fotografía: NMB.

“Te adelantaste”, le dice el periodista al entrenador. “Hace un año y medio dabas una nota a Vóley 631 diciendo de que Banco Provincia en tres temporadas iba a estar peleando el campeonato, pero sólo tardaron dos”. Sonrió, a pesar de ese lamento -ya olvidado, en parte- de quedar a un paso de estar en las finales. José Luis Rifourcat es siempre el último en irse de la cancha, sumado a que también es el Director Deportivo del club: Banco Provincia. Un referente dentro del vóley platense, por también su pasado como armador.

Con ya atrás la División de Honor en su calendario, Rifourcat actualmente está con la Colonia de Vacaciones en City Bell, propia de la entidad bancaria, coordinando y a cargo de varios chicos y chicas que disfrutan del gran predio verdinegro. Entre el mate que iba y venía, a pesar del calor, recordó lo que pasó no hace muchos días tanto por el tercer puesto ante Vélez pero también quedar a pocos pasos de la final.

“El tercer puesto fue muy importante, sirvió para coronar un año bárbaro. Y eso que es difícil que a días de perder una Semifinal jugar por un lugar que no es el más alto en el podio, quedando cerca, pero ésto para nosotros es brillante”, resaltó Rifourcat.

Banco Provincia jugó su primera temporada de División de Honor en 2015, teniendo que disputar los Play Out pero ganando casi todo en esa ronda. Luego, Play Offs en 2016 y ya en 2017 -luego de quedar a un paso de las Semifinales de Liga- lograron acceder a la instancia previa a la final que tuvo a Boca como campeón. Ellas lograron vencer a las Guerreras, como a cada uno de sus rivales.

Con “mucha satisfaccion” y “agradecido” por un “año brillante” en un año con “muchisimos partidos”, el DT dio cuenta de cómo fue el proceso: “Nos ilusionamos día a día, al verlas como entrenaban ya que como practicábamos ellas jugaban. Nuestro juego se caracteriza por defender mucho, no abandonar pelotas, y así eran en los días que no teníamos partidos, increíble”. A veces, en los entrenamientos se practican jugadas que en cancha no suceden, o viceversa, pero el DT reconoció que en Banco se vió lo que pasaba en la semana trasladado de igual manera al campo de juego.

“Las chicas siempre estuvieron al pie del cañón. Se sacrificaron en cada entrenamiento, dieron todo y los resultados estuvieron en cancha”, sostuvo. Y agregó: “El armado del plantel al principio era una disyuntiva, porque no se conocían muchas y otras sí, pero al ser excelentes personas lo hizo más fácil y se acomodaron a pesar de la diferencia de edad. Barbi (Stanford) y Virginia (Ardissino), que llegaron, más Lali, eran la experiencia y a la vez muy buenas personas, excelentes jugadoras, y eso ayudó al plantel”.

Las Guapas supieron jugar su primera Liga pero los logros no pararon ahí. Obtuvieron sus primeros certamenes metropolitanos: en Inferiores, ganaron la categoría Sub 19 y 21, además de que antes ganaron el torneo internacional de Villa Ocampo. “Fue un año larguísimo, y sabemos que se gana o se pierde, pero hay que dejar todo y lo hicimos. Y más…”, indicó, orgulloso, Rifourcat.

“Al principio el objetivo era estar dentro de los ocho mejores, pero al ver que eso se superaba íbamos por más. ¡Y llegamos a ganarle a todos los equipos, jugándole de igual a igual! No nos pasaron por arriba, y eso también nos deja contentos”, afirmó el también Director de Deportes del club platense.

El plantel fue apodado como Guapas durante aquel 2014 que terminó en ascenso a División de Honor, por lo que la pregunta fue si fueron aquello en su momento qué son ahora con más logros que obtuvieron. “Cada vez más Guapas”, recalcó. “Sin tanta individualidad, ni tanto valor económico, pero tenemos cosas que otros no tienen”, resaltó, dándole valor a la unión del grupo.

“No sé si fue mi mejor año como entrenador”, respondió a la pregunta, “pero el equipo me respondió, me creyó e hizo lo que quería. Nos entendimos bárbaro y por eso estoy muy feliz”, cerró.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.