Churín – Villar, la dupla argentina representante en los YOG 2018

Con 17 años, las jugadoras de Estudiantes serán la pareja albiceleste en los Juegos Olímpicos de la Juventud. La competencia tendrá lugar en Buenos Aires, del 6 al 18 de octubre. Vóley 631 charló en exclusiva con las juveniles, luego de un año de medallas de oro, un torneo FIVB en China y pero también con la “prioridad de terminar el colegio”.

“Es difícil en Argentina que una jugadora sólo juegue al Beach”, sostuvo Brenda Churín. Ella junto a Delfina Villar van a representar al país en los III Juegos Olímpicos de la Juventud (YOG, sigla en inglés), a disputarse entre el 6 y 18 de octubre en Buenos Aires. Y se remarca esa frase porque, ella en conjunto a su compañera, son la pareja de Argentina en Beach Volley pero a la vez -fuera de la de Selección- participan a nivel metropolitano en indoor con Estudiantes.

Brenda Churín es platense y Delfina Villar carrilobense, de Córdoba, y ambas tienen 17 años. Actualmente y desde éste 2017 defienden la camiseta albirroja. “Nos conocemos hace bastante, por indoor, y en 2016 fuimos a jugar juntas un torneo de Beach y nunca había hablado con ella. Salimos campeonas y quisieron que juguemos juntas, y por eso me vine a La Plata a entrenar”, recordó la cordobesa.

“Desde principio de año, cuando Delfina se vino a vivir a La Plata, se veían que las posibilidades de jugar juntas eran grandes y casi seguras para los Juegos de la Juventud. Y jugamos todos los torneos en base al objetivo, al proyecto, el éstar cada vez mejor para el 2018”, indicó Churín.

Fue un año “muy movido” pero les está “yendo muy bien” ya que ganaron el Sudamericano, los Juegos ODESUR (Organización Deportiva Suramericana) en Chile y participaron de un certamen FIVB Sub 21 en China, ellas con cuatro años menos. “Todas experiencias hermosas, nos sirvió mucho. Crecimos en lo personal y como dupla, y nos llevamos muy bien. Y además, lo terminamos como queríamos”, sostuvo la cordobesa en relación a lo obtenido en tierras trasandinas.

El 2017 las tuvo a ambas en un nuevo equipo: Estudiantes. “Planteamos que el Beach iba a ser prioridad y no hubo problema en el Club, nos bancaron”, reconoció la blonda jugadora.

Su entrenador es Pablo Churín, padre de Brenda y también de Milena, pasada compañera de Beach. “Estoy acostumbrada ya a tenerlo dándome consejos. Sé su manera de pensar, y me gusta su forma de juego, táctica y técnicamente. Nos llevamos muy bien, es un apoyo y no un peso”, tiró.

Ambas reconocen que tienen mucha carga por las actividades a hacer, pero que “no es un peso” y “se disfruta”. “Nos gusta entrenar aunque es difícil ir dejando un deporte sabiendo que en Argentina es difícil sólo hacer Beach: se juega dentro y fuera”, mantuvo Churín y agregó: “Sabemos que también el colegio es una prioridad, tengamos los torneos que tengamos, es primordial y hay que terminarlo”.

Para el cierre, en lo personal Villar remarcó: “Todavía no caigo, siento mucha emoción. Es un esfuerzo muy grande estar lejos de la familia, pero trae su fruto. El que los YOG sean acá provoca seguir disfrutando más siendo locales. Y el objetivo es dejar al país en lo más alto”.

Churín, por su parte, cerró: “Falta mucho pero casi en dos segundos se va a pasar el año, la prepración final. Todavía no sabemos de la dimensión de los Juegos, teniendo seguro el aliento de toda la familia, amigos, muchos países compitiendo, y el hecho de estar en casa lo hace aún más lindo”.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.