Náutico HaCOPAj

El equipo de Kekia Rodríguez se quedó -de manera invicta- con la Chulo Olmo al superar a Bella Vista, en sets corridos. Tras los campeonatos de la UNLAM, los albiazules rompieron con su hegemonía metropolitana.

HACOAJ 1

Finalizó la Copa Chulo Olmo masculina, y la misma quedó a manos de Náutico Hacoaj. Los dirigidos por Sergio Kekia Rodríguez volvieron a levantar un trofeo -invicto en este caso- y fue ante Bella Vista, un conocido de la Primera División. Así, el año metropolitano se pone al día y sólo resta seguir con la División de Honor y luego Copa Metropolitana. Parciales de 25-22, 25-23 y 25-22 para los albiazules, que fueron locales en su sede de la calle Estado de Israel.

Náutico comenzó mejor con un Vuconich enchufado y mejores rendimientos en ataque para escaparse 8-4 y 13-7. Bella reaccionó con buenos turnos al servicio de Araya y Aguilera para acercarse 16-14 y luego empatarlo en 20, pero Hacoaj mostró lo mejor de su juego y volvió a despegarse (23-20). En el final, un ataque de Storochuk sentenció el 25-22 para el local.

Los dirigidos por Sergio Rodríguez aprovecharon el envión y comenzaron mejor el segundo parcial, pero Bella comenzó a dar pelea y el trámite se emparejó (8-7). Palo a palo, el partido ganó en volumen y tuvo a Bella muy lucido en la zona de definición con Aguilera como estandarte en ataque (22-23), pero Haocaj, en una definición para el infarto, rotó con Saraceno en ocasiones consecutivas y se puso 2-0 (25-23).

La visita salió decidida a dar vuelta la historia y se puso al frente 7-8 ante un Hacoaj que no varió su intensidad ni entrega. Bacca y Vuconich, inspirados, mantuvieron el giro de Náutico, mientras que Aguilera y Tirapani se complementaron en Bella para sostener la ventaja (18-19). Vuconich, luego elegido jugador destacado del partido, se adueñó de un cierre apasionante y, de contra, le dio el triunfo y el campeonato a Hacoaj (25-22).

FINAL CHULO OLMO MASC 1

Fuente: FMV.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Crear es mejor que copiar