Leskiw Auer, desde Corea del Sur: “Tenemos que estar a mil si queremos llegar lejos”

El opuesto del seleccionado universitario argentino en los Juegos de Gwangju, afirmó que contra República Checa (3-1) tenían que “ganar sí o sí”. “Estamos bien para lo que viene”, tiró el platense en exclusiva con Vóley 631 tras la segunda victoria en el torneo.

Leskiw Auer

Gwangju se encuentra al sudoeste de Corea del Sur, tiene medio millón de habitantes  y en esta parte del año tiene temperaturas de casi 25 grados celsius. Conocida por ser un centro comercial y administrativo, también tiene un lado malo: una masacre, en 1980, tras un levantamiento popular a la dictadura que regía en ese entonces. Allí, con esos breves detalles de una ciudad fundada 57 años antes de Cristo, se juegan los Juegos Olímpicos Universitarios 2015. Y en ese lugar se encuentra Manuel Leskiw Auer, el platense que representa a la Argentina en dicha competencia.

La Selección Universitaria Argentina, dirigida por el ex jugador Waldo Kantor (que obtuvo una medalla en los Juegos Olímpicos en el mismo país asiático), comenzó con el pie izquierdo ante China Taipéi pero se recuperó versus República Checa y Corea del Sur, los locales. “En el debut jugamos más o menos, en donde tuvimos chances de cerrar sets pero las desaprovechamos. Mientras que en los últimos, jugamos bien y ante los europeos teníamos que ganar sí o sí”, manifestó el opuesto Leskiw Auer.

Mientras viaja en el subte, con “dos amigos” surcoreanos que conoció en Gwangju, denota su felicidad porque también es el máximo anotador de Argentina. “Estamos bien”, se incluye en la pregunta sobre cómo están. “Demostramos en la cancha lo que había que hacer y lo hicimos”, agregó.

FEDUA

A los de Kantor todavía le restan dos partidos en esta primera ronda (Estados Unidos y Australia), en donde el primero será este domingo por la noche (23 horas). “Sabemos que es un torneo exigente, que está muy parejo y tenemos que estar a mil o súper concentrados en cada pelota si queremos llegar lejos”, afirmó con seriedad.

Leskiw Auer se comunica con su familia a pesar de los 19593 kilómetros de distancia. Ahora, agarra su celular. Sabe que en Argentina es de madrugada, pero alguno está despierto esperando ese mensaje, o ese emoticon denotando que todo “está bien”. Mientras lo manda, intenta hablar en inglés en una ciudad donde casi ni se habla. Todo es coreano, pero por suerte tiene los traductores. Annyonghi kaseyo, Manuel.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Crear es mejor que copiar