De Buenos Aires a Gwangju

La Selección Argentina Universitaria se quedó con la medalla de bronce y optaron por Vóley 631 para dejar sus sensaciones. Waldo Kantor -DT-, Juan Martín Riganti, Alejandro Toro y Ramiro Benítez dieron su opinión.

gwangju

Más de 30 horas de viaje valieron la pena. No por la medalla, porque sería algo resultadista, sino por la alegría que muestran estos universitarios que representaron a la República Argentina. Viajaron hasta Corea del Sur, cruzaron todo el mundo para que en 12 días jueguen ocho partidos y dejen la bandera dentro del podio. Y no sólo eso, sino que hicieron historia: por primera vez en un Juego Olímpico Universitario, el país tiene un deporte en conjunto con medalla. Esta vez, la de bronce.

Las experiencias vividas no se las olvidarán, desde los que por primera vez vistieron la camiseta de la Selección (Benítez, Leskiw Auer, Vildósola y Villarruel) hasta los que ya tenían experiencia. Encima, en el banco estaba un medallista olímpico que en el mismo país -pero en 1988- se quedaba también con la de bronce. Waldo Kantor condujo a este equipo, y parte del plantel optó por Vóley 631 para dejar sus sensaciones tras el logro en Gwangju, Corea del Sur.

Waldo Kantor: “Ojalá nos consolidemos a futuro en estos Juegos”

Desde el primer entrenamiento en el predio de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) hasta hoy, se propusieron ver hasta dónde llegaban. “Fue un camino largo y que nos llenó de felicidad”, afirmó el entrenador Waldo Kantor, aquel que hace 27 años ganaba una medalla “histórica” en Juegos Olímpicos.

“Estoy emocionado, Se pudo disfrutar de esta primera experiencia y ojalá se consolide al vóley y a los deportes en estas competencias porque se puede”, mantuvo el DT albiceleste.

Alejandro Toro: “Seguramente, a futuro, se logrará superar el bronce”

“El torneo nos dejo una experiencia increíble”, le contó Alejandro Toro a Vóley 631, mientras espera por el viaje desde Seúl. Fue un campeonato con “grandísimo nivel de voley” que “había que sostenerlo en todos los partidos y en muy poco tiempo”. “Eso también habla muy bien de nosotros como equipo, porque pudimos ganar la medalla y jugar de menor a mayor ocho partidos en 12 días”, agregó el punta sanjuanino.

“Nos sentimos felices y agradecidos a la Federación del Deporte Universitario Argentino (FeDUA) y a todos los que hicieron posible que podamos disfrutar tanto del torneo que es algo inolvidable”, manifestó uno de los experimentados del plantel.

Con la medalla de bronce en sus manos y una sonrisa difícil de borrar, sueña con regresar a un Juego. “Ojalá que podamos volver dentro de dos años y superar el bronce, va a ser difícil, pero con la estructura y las personas que trabajan para FEDUA seguramente se logrará”, cerró.

Ramiro Benítez: “Disfrutamos de estos Juegos”

Uno de los que se puso por primera vez la camiseta de la Selección, Ramiro Benítez, le contó a Vóley 631 que la medalla de bronce lo dejó con “sensaciones mezcladas”. “Tengo mucha emoción y ganas de ganar una próxima”, manifestó.

“Para nosotros es muy importante sobre todo, mas allá de lo individual, porque es la primera vez en la historia que Argentina participa de estos Juegos y somos el único equipo en conjunto que se lleva algo”, remarcó el platense.

Aunque no tuvo muchos minutos en cancha, cumplió cuando Kantor lo puso. “Lo disfrutamos mucho. Supimos encontrar los momentos para distendernos y disfrutar de todo lo que significan estos Juegos”, concluyó.

Juan Martín Riganti: “Que sea la primera de muchas más medallas”

“La medalla te deja una alegría enorme no sólo por el grupo que hizo muchísimo esfuerzo por conseguirla, sino también por que pudimos devolverle la confianza que nos dio tanto el cuerpo técnico y a la Federación”, contó Juan Manuel Riganti en diálogo con Vóley 631.

Otro de los referentes del plantel y pilar del equipo, también reconoció el dato histórico de que fue la primera medalla en deporte en conjunto para Argentina y soñó en grande: “El vóley puso su sello y espero que sean las primeras medallas de muchas más”.

Más información

Fue la quinta medalla de Argentina en la historia de Juegos Olímpicos Universitarios. Judo y atletismo -salto en alto- en 1999 y dos en lucha -preseas en sambo- en 2013.

El plantel: Mariano Vildosola, Juan Riganti, Patricio Vera, Alejandro Toro, Ignacio Fernández, Facundo Imhoff, Ivan Postemsky, Juan Villarruel, Bruno Vinti, Fernando Arpajou, Ramiro Benítez y Manuel Leskiw Auer. Cuerpo técnico: Waldo Kantor y Rodolfo Barreiro. Kinesiólogo: Martín Loncar.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.